lunes, 1 de abril de 2013

Exportaciones manufactureras: la clave de la producción Mexicana


Como es conocido, la fuerte vinculación con la demanda externa de la industria mexicana implica que en buena medida la producción total del país esté fuertemente correlacionada con la industria estadounidense. Hay que recordar que aquel país es el receptor de cerca del 80% de las exportaciones totales mexicanas (la participación de EEUU como receptor de mercancías nacionales pasó de 77% en el 3T12 a 79% en el 4T12).


Las exportaciones totales habrán crecido en promedio 4.8% en tasa anual en el 4T12, algo más alto del 4.5% del trimestre previo. Destacan en particular las exportaciones manufactureras, cuya contribución al crecimiento pasó de 5 puntos porcentuales (pp) en el 3T12 a 7 pp en el 4T12. El último trimestre del año destacó la caída en valor de las exportaciones petroleras tanto por el componente de precio como de cantidad. El precio de la mezcla mexicana de petróleo en el último trimestre fue un 8% menor que el del mismo periodo del año pasado, y el volumen exportado en miles de barriles por día se ubicó en promedio en 1,305, un 2.6% menos que en el último trimestre de 2011.



Dentro del buen desempeño de las exportaciones manufactureras destaca la producción automotriz, que en el último trimestre creció en el orden de 9.4% en tasa anual mientras que el resto de las manufacturas tuvieron un incremento en promedio del 5.1%. Recordar que el peso de la industria automotriz en el total de manufacturas mexicanas es de casi 20%, por lo que su dinámica es clave. No obstante, las exportaciones automotrices como el resto de las ramas mantienen una tendencia a la moderación. Conviene mencionar que la caída en producción industrial de diciembre de 2012 está fuertemente relacionada con la menor producción automotriz para exportación que en términos de volumen fue (-)7.2% menor que un año atrás. Cifras de la AMIA para enero, apuntan a que esta caída se habrá compensado al menos parcialmente en el mes de enero, donde la expansión fue del orden de 4.0% anual.



Otra fuente de recursos provenientes del exterior son las remesas, que al cierre de 2012 acumularon caída en comparación anual por sexto mes consecutivo en términos de dólares, lo que se explica tanto por el relativo fortalecimiento del tipo de cambio como por la debilidad del empleo de los migrantes en EEUU. Así la caída promedio de las remesas en términos de dólares fue de (-)7.8% en el segundo semestre del año, mientras que en el primero esta variación había sido en promedio de 5.1%. La entrada de divisas por concepto de remesas llegó así en 2012 a 22,436 millones de dólares (mdd), algo menor que en 2011 (22,797 mdd). En el caso de la entrada de dólares a la economía por el rubro de ingresos por turismo, dicha entrada observó un repunte importante hacia la última parte del año, tanto en dólares ingresados como en flujo de visitantes que ingresaron al país. De tal manera que en el segundo semestre del año los ingresos por este rubro fueron mayores en 8.3% en términos de dólares y en 2.8% más visitantes, en comparación al mismo periodo del año anterior. 




miércoles, 27 de marzo de 2013

Perspectivas para el turismo de negocios en México: la FIBRA Hotel y la FIBRA Inn







Los costos laborales unitarios competitivos, las finanzas públicas sanas, la fuerte participación de mercado en las exportaciones en latinoamérica y las crecientes inversiones extranjeras directas ponen a México  en un entorno económico futuro favorable que lo colocan como un jugador importante en el sector de manufacturas para américa del norte (principalmente en las ramas automotriz, aeronáutica y electrónica).
 
El entorno económico mexicano se favorece también con su bono demográfico que tiene una baja tasa de dependencia vs. un alto crecimiento en empleo, lo que conlleva a que una proporción más grande de la población pueda aportar al crecimiento económico del país. Es así como se fortalecen las perspectivas para el turismo de negocios en nuestro país.
 
 
 
 
Las FIBRAS Hoteleras
 
Creadas para adquirir, poseer, desarrollar y obtener ingresos derivados del arrendamiento de una diversa gama de inmuebles destinados a la prestación de servicios de alojamiento temporal dirigido a los viajeros de negocios, las FIBRAS existentes del sector hotelero en México representan oportunidades importantes de negocio para los propietarios de hoteles que  son operados de manera independiente. De acuerdo a datos de la FIBRA Hotel, en México existen 1,097 hoteles orientados a viajeros de negocio de los cuales 405 (el 37%) son hoteles urbanos de marca mientas que 692 (el 63%) son hoteles urbanos independientes. En Estados Unidos, sobre el mismo universo, solo el 35% de los hoteles son operados independiente. Parte de la estrategia de las dos FIBRAS existentes del sector hotelero  en México consiste en adquirir hoteles operados de manera independiente.
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 


la FIBRA Inn
 
 
La cartera  inicial de propiedades estará conformada por: A) una cartera de aportación, que a su vez se conforma de un total de 8 propiedades,  con 1,613 cuartos  y ubicadas en 6 estados de la república y cuyo valor de adquisición será  95’882,190 de certificados bursátiles fiduciarios inmobiliarios (CBFI´s) ( equivalente a $1,773 MDP) y B) una cartera de adquisición, que a su vez se conforma de una opción de compra sobre 6 propiedades  con 971 cuartos y cuyo valor se estima en $984 MDP. Es importante mencionar que la FIBRA Inn puede no ejercer su ocpión de compra sobre estas propiedades y en cambio adquirir otras propiedades.
 
la FIBRA Hotel
 
Con una emisión de CBFI´s por $3,792 MDP, el portafolio inicial de propiedades está conformada por un portafolio  de aportación que consta de 17 hoteles en operación y 4 hoteles en desarrollo. Adicionalmente existe un portafolio de adquisición conformado por 13 hoteles. De acuerdo a la FIBRA Hotel existen fundamentos para identificar oportunidades en el sector hotelero urbano. Como ejemplo de lo anterior se comparan las ciudades de San Luis Potosi, una ciudad industrial en crecimiento con un millon de habitantes, y Tulsa Oklahoma , una ciudad con menor población pero con panorama industrial similar: en la primera existen tan solo un tercio de los hoteles que existen en Oklahoma. La FIBRA Hotel identifica también oportunidades importantes en el segmento de estancia prolongada en donde la oferta actual  no cubre la demanda de mercado.

Existe un gran interés de los capitales internacionales por invertir en México y es común que en la gestión de carteras de fondos de capital privado México empiece a ser un común denominador. El entorno es favorable para el sector de turismo de negocios y con las FIBRAS hoteleras como integradores de portafolios de activos profesionalmente operados la oportunidad para los propietarios de  hoteles de negocio operados de manera independiente resulta en explorar alternativas que les permita capitalizar las oportunidades de negocio vinculadas con las FIBRAS.
 




jueves, 7 de febrero de 2013

El Foreign Account Tax Compliance Act (FACTA) y las implicaciones en la inversión extranjera

El Foreign Account Tax Compliance Act (FATCA) es un avance importante en los esfuerzos de Estados Unidos para mejorar el cumplimiento fiscal por activos financieros extranjeros y cuentas offshore

Bajo FATCA, los contribuyentes de Estados Unidos con determinados activos financieros extranjeros que superen determinados umbrales deben reportar dichos activos al IRS.

Además, FATCA requerirá a las instituciones financieras extranjeras que informen directamente al IRS sobre las cuentas financieras realizadas por los contribuyentes estadounidenses, o en poder de entidades extranjeras. 

Dentro de FATCA se establece que las instituciones financieras en México notificaran al SAT sobre la transferencia de divisas a personas físicas y morales en México y el SAT a su vez notificara al IRS sobre estas operacipnes.

miércoles, 31 de octubre de 2012

Fideicomisos de inversión en Capital Privado FICAP

Artículo escrito por : Kapital Privado

Se trata de fideicomisos constituidos de conformidad con la Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito y los artículos 227 y 228 de la Ley del Impuesto sobre la Renta; creados con el propósito exclusivo de invertir en acciones emitidas por sociedades mexicanas residentes en México que no se encuentren listadas en bolsa al momento de la inversión, así como en otorgar financiamiento a dichas sociedades[1].

El FICAP se encuentra conformado por un fiduciario, que debe ser forzosamente una institución financiera; y los inversionistas, que participarán como fideicomitentes y fideicomisarios, ya que, a diferencia de las LPQ, no hay distinción entre “Socios Generales” y “Socios Limitados”. No obstante lo anterior, pueden pactarse mecanismos de control para que el Grupo Promotor dirija la operación y política de inversión del FICAP, convirtiéndose entonces en Fideicomitentes y Fideicomisarios Promotores.

Para que un fideicomiso pueda ser calificado como FICAP deberá cumplir con lo siguiente[2]:

(a) Que se constituya de conformidad con las leyes mexicanas y la fiduciaria sea una institución de crédito residente en México autorizada para actuar como tal en el país.
(b) Que el fin primordial del fideicomiso sea invertir en u otorgar financiamiento a sociedades mexicanas residentes en México, y que no se encuentren listadas en bolsa al momento de la inversión, así como participar en su consejo de administración.
(c) Que al menos el 80% del patrimonio del fideicomiso esté invertido en las acciones que integren la inversión en el capital o en financiamiento otorgados a las Sociedades Promovidas y el remanente se invierta en valores a cargo del Gobierno Federal inscritos en el Registro Nacional de Valores o en acciones de sociedades de inversión en instrumentos de deuda.
(d) Que las acciones de las Sociedades Promovidas que se adquieran no se enajenen antes de haber transcurrido al menos un periodo de dos años contado a partir de la fecha de su adquisición.
(e) Que el fideicomiso tenga una duración máxima de 10 años.
(f) Asimismo, deberá distribuirse al menos el 80% de los ingresos que reciba el fideicomiso en el año a más tardar dos meses después de terminado el año.
(g) Que se cumplan los requisitos que mediante reglas de carácter general establezca el Servicio de Administración Tributaria (los cuales a la fecha de publicación de este artículo no han sido emitidas).

Características Generales

El FICAP cuenta con los siguientes atributos:
1. Responsabilidad. A diferencia de lo que sucede en las sociedades mercantiles, la legislación no prevé expresamente –con excepción de la fiduciaria- un régimen de responsabilidad aplicable a las partes de un fideicomiso (es necesario resaltar que el fideicomiso, a diferencia de las sociedades mercantiles, carece de personalidad jurídica). En nuestra opinión, el régimen de responsabilidades puede desglosarse de la siguiente manera:
(a) Fiduciario. Responde civilmente por los daños y perjuicios derivados del incumplimiento del contrato de fideicomiso o de la ley[3]. Cabe señalar que, típicamente, las instituciones de crédito establecen en los contratos causales expresas de limitación y liberación de responsabilidad.
(b) Miembros del Comité Técnico. Puesto que la ley no establece nada al respecto, y tampoco son partes en el contrato de fideicomiso, no está claro el régimen de responsabilidad que les es aplicable. No son delegados fiduciarios y tampoco queda claro si son mandatarios (análisis que excede el alcance de este artículo)[4]. En todo caso, en nuestra opinión únicamente serán responsables por los daños y perjuicios que ocasionen por su dolo, negligencia o mala fe.
(c) Fideicomitentes y Fideicomisarios. Debemos recordar que en un FICAP los fideicomitentes también participarán como fideicomisarios. Personalmente no responderán por las deudas del FICAP, ya que si bien éste carece de personalidad jurídica, legalmente las contribuciones hechas por los fideicomitentes se consideran un patrimonio independiente de éstos. En virtud de lo anterior, somos de la opinión que para efectos prácticos, la responsabilidad de los fideicomitentes se limitará exclusivamente al monto de sus aportaciones. En virtud de lo anterior, a diferencia de la LPQ, no será necesario que el Grupo Promotor establezca vehículos adicionales para limitar su responsabilidad.

2. Administración. En principio la administración recae sobre el fiduciario, aunque puede pactarse la creación de un Comité Técnico que determine las políticas de administración e inversión e instruya al fiduciario a actuar de conformidad con las mismas. En ese supuesto, el Comité Técnico deberá formarse con representantes de los fideicomitentes y en su caso por consejeros independientes, en los términos previstos en el propio contrato de fideicomiso. Si el monto total de las aportaciones o las políticas de gobierno corporativo del fideicomiso lo ameritan, las facultades del Comité Técnico para aceptar o rechazar una inversión pueden delegarse en un Comité de Inversión.
El Comité Técnico podrá delegar sus obligaciones de administración en una empresa administradora (la “Administradora”), la cual se encargará de la identificación de oportunidades de inversión, evaluación de inversiones potenciales, elaboración de recomendaciones al Comité Técnico, documentación y seguimiento a las inversiones, elaboración de políticas de inversión y reportes sobre el desempeño del fideicomiso. En este supuesto, consideramos que la sociedad civil es el vehículo idóneo para participar como Administradora.

3. Transparencia Fiscal. Es fiscalmente transparente